sexto

martes, 10 de octubre de 2017

CHUFAS, UNA EXPERIENCIA MUY POSITIVA EN MI HUERTO.


     Como ya he comentado en muchas ocasiones, sigo realizando pruebas con distintas plantas para ver los resultados que dan sembrándolas en mi huerto, con los condicionantes climatológicas que existen en mi comarca, ubicada en la campiña sevillana.
     Casualmente este verano llegó a mis manos, a través de un vecino, unas semillas que hacía mucho tiempo que no las veías, difícil de conseguir por mi zona y que solo se suele ver a la venta en algún puesto ambulante de las ferias de nuestro pueblos. Es popularmente conocida aquí con el nombre de CATUFAS.
     Quizás su nombre mas correcto y mas conocido a nivel general sea la de CHUFAS. Se trata de un pequeño tubérculo comestible de una planta, cuyo nombre botánico es Cyperus Esculentus que se cultiva, principalmente en nuestro país, en las huertas de la región valencianas. De ellas se extrae un liquido para después hacer las famosas y exquisitas HORCHATAS. También se pueden comer los tubérculos, remojados unas horas en agua para que se ablanden un poco.
     Con esas semillas que me dieron, decidí probar su cultivo en mi huerto para ver los resultados que obtenían. Para ello, a mediados del mes de abril, preparé la tierra removiéndola profundamente, unos 25 cm, con aporte de estiércol orgánico de caballo y dejando la tierra lo mas suelta y fina posible.
    Tras todo esto, sembré las chufas a una distancia de 10 cm. entre ellas y enterrada unos 5 cm. de profundidad. Previamente, habían estado echadas en agua para su remojo durante 24 horas.
     El sistema de riego empleado ha sido de goteo y el riego ha sido siempre en función al clima y temperatura ambiente, aunque durante el pleno verano, con las plantas desarrollando un abundante follaje y altas temperaturas, el riego ha sido a diario. Me ha llamado mucho la atención la gran multiplicación que se produce de cada semilla, ramificándose en numerosas hojas y enraizamiento nuevos.
     Cuando las hojas empezaron a cambiar del color verde, al amarillo, dando síntomas de que el ciclo de la planta se estaba terminado. dí por finalizado los riego y esperé a que las plantas fuesen secándose todas.
     Cuando esto ocurrió, le predí fuego para la eliminación total de todas las hojas secas para poder realizar un buena labor de extracción de los tubérculos.
     A continuación, con una horca, fui volteando la tierra, sacando las raíces para realizar la recolección a mano de los tubérculos (Chufas). Una vez sacadas todas las plantas y tras realizar un rebusco a la tierra para recoger aquellas chufas que se pudieron quedar atrás, les realicé un intenso lavado para la eliminación total de restos de tierras. A continuación, las coloqué varios días al sol para su total secado. Un vez secas, repasé las chufas para eliminar alguna defectuosas o picadas por insectos y la envasé el bolsas con cierre hermético hasta su consumo.
     Resumiendo, estoy muy satisfecho de la producción obtenida con solo unas semillas, obteniendo unas chufas de excelente calidad que podré degustar de este magnifica manjar durante estos meses de invierno, siendo una importante fuente de nutrientes muy beneficiosa para nuestra salud.
     Hasta aquí , este nuevo comentario sobre una nueva planta que he cultivado en mi huerto con excelente resultados.
     Un cordial saludo. Antonio


domingo, 25 de junio de 2017

TOMATES, EN PLENA TEMPORADA.

     Cuando acabamos de entrar en los primeros días del verano, una de las principales hortalizas de nuestros huerto se encuentran en plena producción. Se trata de los tomates, que con las altas temperaturas del verano, aceleran su maduración en la planta, por lo que su recolección se adelanta de gran modo.
    La producción esta siendo excelente por la gran cantidad de tomates, de una excelente calidad que se esta obteniendo, exento de daños causados por plagas y enfermedades. Para ello, ha tenido una importancia capital, las aportación generosa de estiércol de caballo y gallinaza, junto a los tratamiento con Purin de Ortigas, Cola de Caballo, Bacilus Thuriengensis, Jabon Potasico, que han sido continuos cada 10 días. También ha tenido una gran importancia en la ausencia de daños en los tomates la colocación permanente de Feromonas, desde que empezaron a aparecer los primeros pequeños tomates en las plantas, para la capturas en el estado de polilla, de la dañina plaga da la Tuta Absuluta.
     Entre amplio surtido de variedades de tomates que tengo plantado este año, quiero destacar en este comentario varias de ellas por su especial característica (producción, tamaño, sabor etc.). El primero de ellos se trata del "Corazón de Buey".  Es una variedad de color rojo con tonalidad verdosa junto al pedúnculo, poca productiva en cantidad de tomates, puede producir entre 5 a 8 tomates por planta.
     Es un tomate de una producción muy limitada y que se desarrolla en ramo de uno o dos tomates a lo sumo. Pero merece la pena sembrar esta variedad de tomate porque se disfruta ver desarrollarse hasta alcanzar los tamaños que se obtienen con ellos. 

     Se trata de una variedad que destaca por su gran tamaño, porque aunque produce poca cantidad, cada tomate supera el medio kilo de peso y algunos de ellos, lo sobrepasa con creces el kilo. El primero recolectado este año ha alcanzado un kilo y 170 gramos.
     Y lo mejor de este tomate es su interior, totalmente carnoso y de un intenso color rojo, apenas tienes espacio huecos, escasez de pipas. Sabor suave y dulzón y con poca acidez que hace de este tomate un autentico manjar.
     Otra de las variedades que he adoptado para mi huerto por sus excelente resultados ha sido el tomate originario de la zona malagueña del valle del Guadhalorce llamado "Huevo de Toro" variedad de color rojo intenso y muy codiciado por los amantes culinarios para la preparación de sus platos. Son tomate de gran tamaño, superando los 500 gramos de peso y muchos los 750 gramos, como el que  a continuación muestro.
     Su interior de de color rojo, con pequeñas cavidades para alojar sus pipas. Es una especie con poca semillas y un corazón carnoso. Es muy valorado por su textura cremosa y suave. En boca destaca por el prefecto equilibrio de su acidez y por su dulzor.
     Y por para terminar este comentario, voy a comentar la tercera variedad, se trata del tomate Rosado, variedad de similar característica al de corazón de buey, con producción escasa pero de un excelente tamaño. A veces racimo de tres tomates junto llega alcanzar los 2 kilos y 313 gramos, como se puede observar a continuación.
     Es una variedad de piel muy fina, poca simiente y pulpa abundante y tierna. Es un tomate de verano. Su sabor es delicado, dulce y con apenas acidez, apto para mezclas. 
     Con todo lo expuesto, doy por terminado este comentario sobre la plena temporada de producción de tomates.
     Un cordial saludo. Antonio







miércoles, 7 de junio de 2017

AJO ELEFANTE, comienza su cosecha.

     Cuando se aproxima el comienzo del verano, hay muchas hortalizas que se recogen del huerto por haber acabado su ciclo vegetativo, estando actas para su consumo, como pueden ser entre otras, las diversas variedades de patatas, cebollas y ajos, etc. 
     Pues bien, este comentario se lo voy a dedicar a una de las variedades de ajos que todos los años siembro en mi huerto, se trata de la variedad llamada AJO ELEFANTE, cuyo nombre botánico es ALLIUM AMPELOPRASUM L.  Se trata de una variedad de ajo un poco diferente a los que estamos habituados a ver y consumir, principalmente por su tamaño, pudiendo triplicar el tamaño del ajo tradicional y por su suave sabor. Existen dos teorías del origen de esta variedad, la primara, que su origen es de los archipiélagos de Chiloe, en Chile y por ello también le llaman AJO CHILOTE. La otra teoría dicen que provienen de la zona de Asia Central. 
Entrando de lleno en su cultivo, su siembra la realicé junto a las otras variedades de ajos, durante la primera quincena de noviembre del año pasado. Lo hice en lomo con tres hileras distanciadas entre si por 20 cm. y al tres bolillo. Los dientes se sembraron distanciado entre si, a 25cm. La tierra estaba bien mullida, con aporte de estiércol de caballo y gallinaza.
      Cuando ya estaban todos nacidos y alcanzaban una altura superior a los 20 cm, durante los primeros días de este año, osea, en enero, le realicé un aporte generoso de ceniza de chimenea (leña de olivo).
     Al comienzo de la primavera, las plantas aceleran su crecimiento y entre otros detalles, empiezan echar los vástago o tallos, cuyo terminación son la flor de ajo. Esto se deben de eliminar, cortándolo a ras de la primeras hojas de la parte superior de la planta. 
     Con la eliminación del vástago, paramos el crecimiento de la planta y facilitamos el engorde de las las cabezas que se encuentra en la parte subterránea de la planta.
     En los primeros días de junio, próximo al inicio del verano y con la elevación significativa de las temperaturas, las hojas comienzan a secarse, síntoma claro de que la planta ha terminado su ciclo vegetativo y están apto para realizar su cosechas.
     Una vez arrancados, se elimina restos de hojas secas  se colocan en un lugar fresco y a la sombra, para que vayan terminando el proceso de secado de los ajos.
     El tamaño de las cabezas de ajo elefante es difícilmente abarcable con la palma de una mano, por su enorme tamaño que llegan a alcanzar hasta los 500 gramos.
     Cada cabeza de esta variedad de ajos ronda por termino medio entre 5 y 6 dientes de un un excelente tamaño.
     Cada diente de esta variedad de ajo puede estar entre los 40 y 50 gramos de peso, aunque algunos,  superan ese peso, como el que a continuación de puede observar.
     Esta variedad de ajo tiene un sabor mas suave, entre el ajo y el puerro, ideal para comer crudo para condimentar cualquier alimento, como puede ser cualquier tipo de ensaladas. Tiene propiedades típicas de ajo tradicional, siendo diurético, expectorante, antiséptico, antibiótico y en general, favorece el buen funcionamiento de nuestro organismo.
     Con todo lo expuesto, doy por terminado este comentario sobre el cultivo del ajo elefante en mi huerto,
     Un cordial saludo. Antonio